Viajero empedernido

Experiencias de viajes. Fotos y curiosidades. Un saludo amistoso a todos los que os dejeis caer por aquí, y tengais la paciencia de leerme.

Entradas populares

Etiquetas

Albarracín. La sierra y la historia (1) Algo de Ibiza (2) Amsterdam canales y museos (1) Animalicos (8) antropología (4) Aragón (2) Arquitectura ibicenca (2) Arquitectura variada (28) Arte Urbano (1) ARTHUS-BERTRAND (1) Artículos interesantes (2) Atracción de aventura en Rusia Skaypark (1) Aves (1) Bahía de Ste-Catherine (2) BALLENAS (2) Balnearios (1) Barcelona (6) BARCOS (3) Caballos del Vino (2ª Parte) (1) CANADA (14) Cantabria (1) CARAVACA DE LA CRUZ (4) Cataluña (8) Cielos (1) CITAS MEMORABLES (4) COLORES DE ESTAMBÚL (1) Colores de Estambul (3) Santa Sofía (1) COLORES DE ESTAMBUL 2 (El Bósforo) (1) Cometas (1) costumbres (5) CROACIA (9) CUBA (2) Curiosidades (48) De interés general (40) De visita en el Jardín Botánico de Madrid (1) Desde Mula con color (1) Diagonal Zero Zero (1) Efectos fotográficos (3) El "Cagalentejas" de Toro (1) Embalse de la Cierva (1) Embalse de la Cierva (Mula) (1) Es Broll (1) ESCALERAS IMPRESIONANTES DEL MUNDO (1) ESLOVENIA (1) ESPAÑA (30) espectacular (2) EXTREMADURA (9) Fascinante mundo microscópico (1) Fiesta de los caballos del vino Moros y cristianos de Caravaca (3) Flora (8) fotos (1) Fotos NO digitales (3) FUERTEVENTURA Paisajes del viento (1ª parte) (1) Gatos (1) Hervás (1) Historia (6) historia y patrimonio (10) Holanda (1) Humor (3) IBIZA (35) Ibiza desde el aire (2) Ibiza en 1947 Vaya cambio (1) Imágenes increíbles (3) Insectos y bichos (4) Islas Canarias (3) Italia (1) La belleza de la polinización (1) La catedral de León al detalle (1ª parte) (1) La catedral de León al detalle (2ª parte) (1) La catedral de León al detalle (3ª parte y última) (1) LA MANCHA (2) Las Fuentes del Marqués en Caravaca (1) Las Mil Islas (2) León (8) Los Caballos del Vino (Caravaca de la Cruz) 1ª Parte (1) MADRID (1) Marinas (1) Mercadillo de Las Dalias en Ibiza (1) Mis comentarios (9) Monasterio de Piedra (1) Montreal (1) Mundo asombroso (1) MURCIA (14) My Space (1) Naturaleza (34) Naturaleza viva de Ibiza de cerca (2) Nuria (1) Otoño 2014 en Ibiza (mercadillo de San Juan) (1) Ottawa (1) Paisajes (24) Parque Omega (2) Picos de Europa (1) Plantas y flores (16) Pliego (1) PORTUGAL (2) Puig de Misa. La atalaya de Santa Eulalia (1) Punta Galera (1) Québec (1) RECORRIENDO SES FONTANELLES (Ibiza) (1) Recuerdos de Canadá (Quebéc al natural) (1) Recuerdos de Canadá (Toronto) (1) Rincón por rincón LEÓN (1) Rincón por rincón LEÓN (2ª parte) (1) Rincón por rincón LEÓN (3ª parte) (1) Rincón por rincón LEÓN (4ª y última parte) (1) Rusia (2) Rutas recomendadas (18) Semana Santa en Toro (Zamora) 1ª parte (1) Semana Santa en Toro (Zamora) 2ª parte (1) Semana Santa en Toro (Zamora) 3ª parte (1) Sencillamente fantástico (1) SINTRA (Portugal) 1ª parte (1) Surrealismo (2) Tadoussac (2) Teatro (1) Toronto (2) TURQUÍA (4) Un paseo por el puerto de Barcelona y plaza de las Glorias (1) Vancouver (1) Viajes en barco (2) Victoria (1) vídeos (9) Vistas aéreas (8) Youtube (3) ZAMORA (5) Zaragoza (1)

3 de agosto de 2012

SINTRA (Portugal) 1ª parte

Sintra se encuentra entre despeñaderos, bosques y manantiales, esta ciudad es un remanso de paz y verdor que se convirtió en uno de los lugares favoritos para el retiro de los monarcas portugueses y que ha acogido a las figuras más destacadas de las Artes y las letras nacionales, como Luis de Camões, Gil Vicente o João de Barros. De hecho, la sensación que se experimenta al recorrer las calles del casco antiguo es que nos encontramos en una ciudad de artistas, por la cantidad de tiendas de artesanía y anticuarios que se encuentran a cada paso.
Si estas de visita el Lisboa no has de dejar pasar la ocasión de acercarte a visitarla. El tren de cercanías por muy poco dinero te acercará en una media hora a esta hermosa zona del suroeste portugués.
Estación de Sintra. Nada más bajar disfrutarás del paisaje con solo alzar la mirada alrededor
Las taquillas están bellamente decoradas con los azulejos típicos de la zona
 El Castelo dos Mouros en la altura. Ya lo visitaremos en detalle más delante en otra entrada.
Detalle de las construcciones de la ciudad







El corazón de la ciudad vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995, está dominado por el Palacio Real o también denominado Palacio Nacional de Sintra, con sus dos altas y extrañas chimeneas cónicas.
Una vista general del Palacio nacional de Sintra


PARQUE DA PENA
El Parque da Pena rodea el Palacio del que hablaremos más adelante, se trata de una extensión boscosa de una superficie aproximada de 200 hectáreas. La disposición laberíntica que forma la abundante vegetación entre estanques, cascadas, fuentes y miradores se reparten por todo el parque, responde al gusto romántico difundido por algunos intelectuales y artistas en el siglo XIX. Richard Strauss, una de las importantes figuras que visitó este lugar, quedó gratamente sorprendido por los jardines, que consideró los más bellos que había visto hasta entonces.

El mismo arquitecto que diseñara el palacio y el ingeniero von Kesler, realizarían el proyecto del parque ideado por el rey Fernando II y su segunda esposa, la Condesa de Edla, famosa cantante de ópera con quién se casó en 1869. Inspirándose en escenarios de ópera y en paisajes remotos, el parque debía tener diversos ambientes en los que el elemento exótico se hacía imprescindible.


Los estanques estaban unidos por canales y en varios puntos del parque junto a fuentes y miradores, se situaban galerías y pabellones realizados en diversos estilos arquitectónicos.
Curioso comedero para los cisnes que abundan por doquier




Este estanque aparece en todas las fotos con agua, pero cuando yo visité la zona tuve la mala suerte de encontrarlo seco
La abundancia y variedad de especies vegetales, unas dos mil en total, tanto de procedencia autóctona como exótica, era lo más destacado del conjunto.

Entre las distintas plantas procedentes de todo el mundo, pueden verse cedros del Líbano, araucarias de Brasil y tuyas de América del Norte. 
La placa lo dice todo


Su construcción se realizó en dos etapas, la primera en el reinado de João I,  a principios del siglo XV, cuando se edificó el grueso del edificio, incluido el bloque central y la gran cocina bajo las chimeneas, que aún conserva los utensilios con los que antiguamente se preparaban los banquetes reales, la segunda, al inicio del siglo XVI, durante el reinado de Manuel I, que le aumentó varios cuerpos y enriqueció el interior del palacio.


Palacio Nacional de Sintra al atardecer


En el interior se conserva la más significativa colección de mosaicos mudéjares del mundo, que especialmente adornan la sala dos Arabes, la Capilla y la sala de las Sereias (Sirenas). Pero en el edificio destacan sobre todo la sala dos Brasões (armas), cuya bóveda está decorada con lebreles que sostienen los escudos de armas; la sala dos Cisnes, con su magnífico artesonado, y la Sala do Sol (cotorras) cuyo techo está pintado con estas aves que sostienen en sus picos rosas con las palabras "por bem" (para bien).

LA SIERRA DE SINTRA
PALACIO NACIONAL DA PENA

Las colinas que abrazan Sintra están llenas de pequeñas carreteras, a veces de una gran pendiente que se entrecruzan entre sí. Subiendo por ellas sea en coche o andando, como prefieren los más deportistas, se atraviesa el Parque da Pena, con su exótica y frondosa vegetación, para llegar hasta el Palacio Nacional da Pena, que se sitúa en una de las más altas cimas de la sierra.
Para los menos deportistas (la mayoría de turistas) existe un exótico autobús, que parece que debía ser tirado por caballos y no por un motor de combustión interna. El habilidoso chófer sube las cuestas y curvas cerradísimas con una habilidad del que hace el recorrido muy a menudo, rozando muros y árboles sin bajar la velocidad.
El bus en cuestión


Entrada al Palacio da Pena

Este palacio fue construido a mediados del siglo XIX por Fernando de Sajonia, marido de la reina Maria II. Rey consorte y, más tarde regente, mandó edificar este conjunto que posee una mezcla de estilos increíble: egipcio, gótico, renacentista, manuelino, mudéjar y oriental, todo ello dando forma a una edificio de grandes proporciones semejante a un castillo y pintado en vivos colores.
En su interior sobresalen estancias como el salón Árabe, el salón de Baile y el retablo de mármol y alabastro del siglo XVI, tallado por Nicolau Chanterène, que se encuentra en la capilla.





El conjunto de cúpulas, torres murallas y pasarelas parece la fantástica escenografía de un castillo de hadas. Estuvo habitado por la familia real hasta 1910, año en que se proclamó la República Portuguesa y se abolió la monarquía. El último monarca que lo habitó fue Dom Manuel II, antes de emprender su exilio al Reino Unido.



Una gran terraza da acceso a la sala del telescopio
En la actualidad, además de estar destinado a museo, también acoge exposiciones, conciertos de música clásica y sirve de escenario para recreaciones históricas.
Dom Fernando de Sajonia-Coburgo-Gotha adquirió en 1838 los terrenos de un monasterio en ruinas, del que únicamente pudo salvarse la capilla, el refectorio y un claustro. Aquel antiguo monasterio lo había mandado construir en 1503 el rey Manuel I cuando según cuenta una antigua historia, en el Palacio Real de Sintra se halló casualmente una imagen de Nossa Senhora da Pena. Como emplazamiento se eligió el lugar donde fue avistada por primera vez la flota de Vasco de Gama tras su regreso de la India.





El monasterio estuvo al cuidado de monjes de la orden de San Jerónimo durante años, pero resultó muy dañado por el terremoto de 1775 y fue abandonado.
El retablo renacentista de Nicolau Chanterenne de 1529

El arquitecto barón Ludwig von Eschwegw, ayudado por el portugués Possidonio da Silva, fue el encargado de diseñar y dirigir la construcción del Palacio da Pena, que se inició en 1840 y se terminó en 1885, año en que murió el rey Fernando. El resultado final es un conjunto ecléctico que responde al gusto romántico, cuyas preferencias por los estilos medievales y exóticos quedan bien reflejados


En el exterior, el palacio recuerda básicamente un castillo medieval, pero con elementos de muchos estilos (gótico, bizantino, manuelino, mudéjar, renacentista etc.), diversas culturas (Egipto, Japón, India) y varias épocas.
Una imagen que podemos ver desde aquí es el monumento al guerrero, es el retrato del barón Eschwege, que disfrazado de guerrero medieval, quiso ser representado como vigilante de su propia obra.

Monumento al Guerrero

En el interior se conserva la decoración original, con elementos de épocas anteriores y otros expresamente realizados o adquiridos para el palacio, como mobiliario ricamente trabajado, lámparas de Bohemia y valiosas piezas de porcelana.







 También merece especial atención el comedor, que había sido el refectorio de los monjes, con su techo abovedado. La mesa está puesta para doce comensales, con manteles, objetos de porcelana, cristal y plata de gran belleza y valor. La vajilla lleva el escudo de armas de Fernando II.
El comedor en todo su esplendor

En la cocina tampoco falta detalle, las ollas de cobre aún cuelgan sobre los fogones y hasta el menú del día está escrito en una pizarra.

Más detalles de la cubertería y vajilla





Amelia, de gran amplitud, que conserva todos los muebles y objetos personales, destacando cuatro hermosos paneles de caoba tallada. En el dormitorio del rey Carlos destaca una pintura del siglo XVI que representa a San Jerónimo. El de Manuel II es una estancia ovalada, con techos estucados y paredes rojas; sobre la chimenea puede verse un retrato del que fuera último rey de Portugal.


Una vista desde uno de los pasillos del interior del palacio. Las vistas son magníficas desde cualquier punto


 Los numerosos salones, cada uno con su propia personalidad, se nombran por aquello que los caracteriza; sala verde, sala indiana (con muebles de teca indios) o sala árabe (totalmente cubierta con trampantojos en techo y paredes), realizados por Paolo Pizza, que imitan un salón árabe

Todo parece indicar que las estancias siguen siendo utilizadas
Los salones y habitaciones conservan los estucos de las paredes y su mobiliario original, mostrando los gustos y forma de vida de los que fueron sus habitantes hasta 1910.
El otro "trono" no era medieval precisamente
El acceso al palacio se realiza por un puente levadizo y atravesando un corredor excavado en la roca. Unas estrechas escaleras conducen a la gran terraza, una especie de patio de armas presidido por el Pórtico do Tritão, de estilo neomanuelino que vigila la entrada a los salones y aposentos reales.

El intimidante Pórtico do Tritão


La decoración exterior, especialmente abigarrada en puertas, balcones, ventanas, minaretes y garitas con abundantes motivos vegetales, geométricos y animales, está a veces llena de simbología: rosacruces y otros elementos masónicos indican que el rey debió pertenecer a esta secreta hermandad.
Sintra tiene mucho que ver y se merece continuar en otra entrada.


Seguidores

Reputación

Rating for rafaysuscosas.blogspot.com

Mi blog de jardinería. Click en la foto

Mi blog de jardinería. Click en la foto
Capuchinas

Por el mundo...

Por el mundo...
Visita mis fotos en Google Earth pinchando el avioncito

Páginas vistas en total

Visita mi blog de aviación

Blogs que sigo